Reconocimiento institucional a D. José Boixo Sánchez

Descargar Pdf

Texto leído en el pleno ordinario del 5 de noviembre de 2020

El pleno municipal es el órgano representativo de la voluntad popular y, como tal, hemos considerado que es un escenario idóneo para el público reconocimiento de aquellos vecinos y vecinas de Almonte que han tenido una trayectoria vital y profesional destacable y de los que, en la mayoría de los casos, sólo nos acordamos una vez que nos faltan. Esta iniciativa (que complementa otros reconocimientos que otorga este Ayuntamiento, como son los premios del Día de Andalucía) pensamos que es un acto de justicia y un merecido homenaje a estas personas, cuando todavía podemos disfrutar de su presencia, de su talento y sabiduría.

La primera persona a la que queremos homenajear a través de esta iniciativa es a D. José Boixo.

  1. José Boixo Sánchez-Guarda Mayor de la Reserva Biológica de Doñana desde 1965 hasta su jubilación, ya en el siglo XXI, tras 40 años de servicio- nace un 30 de septiembre de 1935, diez meses antes del inicio de la Guerra Civil, en una choza de la veta de Las Carabiruelas. Hijo del guarda de la Marisma de Hinojos, ha dedicado su vida profesional íntegramente al cuidado de Doñana la joya más preciada del rico patrimonio natural de nuestro municipio.

En la dura vida de Doñana, desde muy pequeño se inició en las tareas camperas desempeñando trabajos de repoblación forestal junto a su padre y hermanos en los terrenos gestionados entonces por la Sociedad Coto de Doñana, pero también haciendo las labores de guarda de un espacio esencialmente cinegético, donde el objetivo primero de sus dueños era mantener la calidad de la caza tanto de acuáticas como caza mayor, y donde cazar linces era parte del trabajo habitual y un recurso complementario a las maltrechas economías de la época.

Con la llegada del profesor Valverde, la compra  de la Reserva Biológica de Doñana y la posterior declaración de parque nacional, cambió el paradigma de su función: si  el lince se cazaba antes como alimaña, ahora se veneraba como especie preciosa y digna de protección. En ambos cometidos, José Boixo hizo honor a su profesionalidad y sentido del deber.

Profesionalidad y sentido del deber. Quizás estas sean dos de sus principales valores como trabajador  y como persona, eso y su exhaustivo conocimiento de cada uno de los rincones de Doñana, lo que unido a su prodigiosa memoria le permite conocer la ubicación exacta de cada uno de los más de 450 alcornoques  que entablilló hace más de 30 años. Absolutamente asombrosa es su capacidad de orientación por el monte para encontrar un zacallón, una laguna, o un alcornoque majestuoso.

Hombre cabal, discreto, recto, servicial, su labor ha sido apreciada durante su larga trayectoria en Doñana por cada uno de los responsables ante los que ha tenido que responder, y por los ilustres visitantes a los que ha atendido, desde familias reales a Presidentes del Gobierno, siendo reconocida dicha trayectoria, el año pasado, por el Espacio Natural de Doñana en el acto conmemorativo del 50 Aniversario.

Su labor sin duda ha contribuido a proteger un patrimonio único, su sabiduría y conocimiento del territorio lo convierten en un patrimonio en sí mismo,  al que tenemos que agradecer su disposición y generosidad para compartirla con quién quiera pararse a escucharlo y disfrutar de su experiencia vital en uno de los paraísos naturales más importantes de Europa.

Por todo ello, hoy el Ayuntamiento de Almonte, reunido en sesión plenaria, quiere homenajearlo y reconocer públicamente su contribución al mantenimiento y conservación del patrimonio natural y cultural de nuestro municipio, y a su difusión al mundo en sus 40 años de intachable trayectoria profesional desde su puesto de Guarda Mayor de Doñana.