Catorce altares jalonaron el itinerario de la procesión del Corpus Christi en Almonte.

???label.download.pdf???

Almonte celebró un año más la festividad del Corpus Christi, con Misa en la Iglesia Parroquial y procesión posterior por las calles del pueblo, acompañada por una amplia representación de las hermandades de la Parroquia almonteña, hermandades de Penitencia, hermandades de Gloria y hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte, así como por miembros del equipo de gobierno del ayuntamiento, encabezado por la alcaldesa, Rocío Espinosa, y por numerosos vecinos y familiares de los niños y niñas que han hecho este año la primera comunión, y que abrían el cortejo con sus cestos llenos de pétalos de flores.

La solemne procesión del Corpus Christi almonteño tuvo lugar el pasado domingo 29 de mayo entre las diez y las doce de la mañana. Siguió el itinerario tradicional del centro de la localidad, en el que lucieron un total de catorce altares, trece de ellos realizados por vecinos de las calles por donde pasa la procesión, y uno, el último del recorrido, montado por el ayuntamiento en los soportales de la casa Consistorial. La institución local almonteña aportó, como es habitual, las ramas de eucaliptos que cubren las esquinas y paredes de las calles por donde discurre la procesión.

Los altares han mostrado un año más valiosas piezas religiosas, propiedad particular de los vecinos que, desde hace años, las aportan junto a elementos de adornos como paños primorosos y hermosas macetas de patios y casas de las calles del recorrido o cercanas a él. El vecindario de estas calles – El Cerro, El Cristo, Plaza del Cristo, Sevilla, Conde Cañete, Alcantarilla, Martín Villa y Plaza Vírgen del Rocío – vive una jornada de trabajo colaborativo y convivencia especial, que suelen inmortalizar con fotos al pie de los altares, imágenes que pasan a engrosar el archivo casero que guardan como testimonio y recuerdo de cada procesión.