Acepto la enorme responsabilidad, la mayor que se puede tener a nivel local, de representar a Almonte durante los próximos años, en los que pondré el 200 por cien de mi empeño en hacer que nuestro pueblo sea mejor de lo que es en todos los sentidos, empezando por hacer de este pueblo un municipio más tolerante, democrático, abierto y feminista.

Mi equipo cree profundamente en la posibilidad de trabajar en común con el resto de grupos dejando de lado nuestras diferencias y centrándonos en lo realmente importante: las familias que lo pasan mal, los servicios que necesitamos, la defensa del bien común y el interés general, la transparencia y la justicia en la gestión de lo público. Yo creo firmemente en lo mismo y contamos con el compromiso de PSOE, PP e Independientes por Almonte para intentarlo codo con codo y en ello confiamos. No somos ilusos y sabemos que es sumamente complejo y difícil, algunos dicen contranatura. Quizás lo sea pero lo que es realmente contranatura para este grupo es no enfrentarse de cara a los retos con honradez y transparencia, así que una vez más lo vamos a intentar.

Mi deseo es que en el arduo trabajo que se nos presenta, más allá de la lógica y enriquecedora diversidad de opiniones, seamos capaces de trabajar juntos en los retos que, como pueblo con unas grandes potencialidades, tenemos planteados. Solo desde la unidad y el compromiso colectivo es posible un progreso duradero para cualquier comunidad.

Voy a ser la alcaldesa de Almonte, de todos los almonteños y almonteñas, incluso de aquellos que me están insultando y amenazando y espero ser capaz de demostrar que estaban equivocados.